/DC Rebirth: La autocritica como fórmula.

DC Rebirth: La autocritica como fórmula.

Casi 5 años después del ruidoso reinicio del universo DC, la editorial vuelve a dar un batacazo con un “renacimiento”. El regreso de personajes clásicos, cambios en los status quo y varias sorpresas, es la estrategia que usará la editorial y ya nos tienen pendientes de un hilo. ¿Podrá DC volver al podio que hace tanto le arrebató Marvel?, y mas importante aún: ¿podrá DC recuperar la confianza de sus lectores?

DC-Rebirth-Shot-05

Sin duda alguna, Los nuevos 52 fue una iniciativa que no dejo indiferente a nadie. El movimiento post-Flashpoint fue una jugada estratégica que muchos celebramos pero que a la larga se transformó en un eterno episodio sobre continuidad, legado, coherencia y por sobre, todo falta de ideas nuevas. No negamos que hubo buenas historias en The new 52, porque seríamos hipócritas al no reconocer que disfrutamos con The court of Owls, Root World, Grayson, entre otras. Lamentablemente muchas otras historias eran un bodrio lleno de clichés superheroicos sin personalidad, sin motivos.

Pero DC Rebirth es un grito a los cuatro vientos de recuperar lo perdido, trayendo elementos clásicos y reconociendo los errores pero como lo hace una editorial madura, rescatando lo mejor de esta extraña época. DC Universe Rebirth #1 es una autocrítica en forma de viñetas y personificada en uno de los personajes que más extrañamos en este nuevo universo: Wally West, el otrora Kid-Flash  (The Flash cuando Barry Allen desapareció), es el personaje de este maravilloso número de 80 páginas. DC Rebirth es recuperar los motivos tras los personajes, llenarlos de amor u odio, ser una esperanza para el mundo, que la sonrisa sea un arma para un superhéroe. Cresta, creo que me cuesta mucho ocultar el DC fanboy que llevo dentro.

Sabiendo que estaban ante un panorama complejo, se le asignó esta tarea a Geoff Johns, el que ya lleva un tiempo con las riendas del universo en sus manos, además de ser un maestro de los renacimientos. Y así como los lectores pedían la vuelta de elementos clásicos pero a la vez con ideas frescas, nace todo este “Rebirth” con la integración sorpresiva de Watchmen, uno de los cómics insignes de la industria norteamericana, como canon de este universo. Una decisión que generará polémica, gente a favor y en contra, pero que no podemos negar, es un golpe, y uno bastante inesperado. Pero contengamos el aíre, respiremos profundamente y pensemos: Watchmen nunca cambiará, solo integraran historias posteriores o precuelas como ya se ha hecho antes. La historia de Moore no podrá ser tocada ni por DC ni por nadie de este mundo, es un legado.

¿Resultará todo esto? No sabemos.

¿Queremos que funcione? Totalmente, siempre es bueno tener historias interesantes en las mainstream.

Personalmente, espero que sea el último reinicio en un buen tiempo, quiero que se tomen buenas decisiones, que se armen buenos equipos creativos, que busquen talentos nuevos y nos reconforten con guiños a lo clásico, tomar todo eso y plasmarlo en las viñetas. Queremos que recuperen la metaficción de Morrison, los diálogos incisivos de Rucka, los lápices limpios de un Reiss o Van Sciver, que nos deleiten con autores nuevos con ideas frescas que muevan las bases de un titán como DC Comics.

A modo de conclusión (y repito: me cuesta mucho dar mi opinión de este número e iniciativa) podemos decir que este reinicio es suave, pero muy ambicioso. Ahora todo es posible, desde el renacimiento de uno de los Flash olvidados hasta la integración de un baluarte del noveno arte, casi intocable, como es Watchmen. Ahora, ¿quién sabe si esto resultará? Nadie. Al menos ya llamaron mi atención y la de miles de lectores al rededor del mundo.

Esto definitivamente ayuda a la industria, una buena competencia para que la otra editorial no se relaje y para que las más pequeñas imprentas del noveno arte sepan que ni un elefante sagrado como DC es libre de equivocarse.

REBIRTH-splash

Hard to explain ? Seguidor del flautista de Viña, traficante de códigos Uber