/Manos de Piedra: una lucha dentro y fuera del ring

Manos de Piedra: una lucha dentro y fuera del ring

En Chile poco nos enteramos de lo que sucede más allá de nuestra querida Cordillera de los Andes, apenas sabemos por la prensa cómo están nuestros hermanos peruanos, bolivianos y argentinos, así que cuando me comentaron sobre esta película pensé: ¿qué sé yo sobre Panamá? Y, aún más ¿Hubo ahí, en un país tan extraño para mí, un boxeador que se midió con los más grandes de su época y que el mismísimo Mohammed Alí lo consideró un igual?

Roberto Durán (Edgar Ramírez) nació en Chorrillos, un barrio popular de Panamá, así como “La Perla” y tantos otros que comparten una historia de pobreza en centroamérica. Crece sin saber leer ni escribir, es criado por el Chaflán, (Óscar Jaenada) el loco del barrio, el cual le enseña a sobrevivir en las calles. La desvalía que enfrenta en su infancia genera un hambre y un odio insostenible a la bandera estadounidense y todo lo que ese país significaba para él y sus compatriotas: explotación, discriminación, violencia, usurpación, decadencia política, corrupción, y un sinfín de etcéteras.

Posteriormente entrenado por un mítico Ray Arcel  (Robert De Niro), “Manos de Piedra” busca alzarse con el campeonato mundial, mientras nos narran su vida más íntima, sus traspiés y sus victorias como ser humano. Constantemente nos avisan que no es solo la historia del boxeador, sino del viaje del héroe por superarse, banner-promocional-pelicula-hands-stone_5886305del pueblo y sus angustias, del entrenador gringo y la relación de la mafia con el Boxeo, pero desde la perspectiva del desvalido, del panameño que siempre miró hacia arriba. Este es el gran acierto de la película: mostrar la historia real de Durán desde sus ojos, desde la pobreza infinita que endureció sus músculos y le dio fuerza para noquear y no ser noqueado.

Técnicamente hablando, ¿pudo ser
mejor? Claro que sí. Quizá lo que más llama la atención es que algunas actuaciones son muy pobres (Usher, te estoy apuntando a ti) en relación con las protagónicas. Pero no dejes que esto te desmotive en ir a verla, porque esta película es de aquellas que te lleva de la mano por un sinnúmero de emociones, que comienzan mucho antes que te muestren siquiera quién es el protagonista.

Entusiasta pokémon desde 1998, campeón nacional de Magic 2011, nes &snes gamer, Rockman lover, John Cena hater since 2002. #Turkonetwork.