/Los Bunkers SCL, Una Película con el Alma de Chile

Los Bunkers SCL, Una Película con el Alma de Chile

Este pasado 30 de Abril, y aunque los queridos Bunkers ya llevan 2 años separados, se celebraron a nuestros artistas nacionales con el pre-estreno de Los Bunkers SCL en Cinemark. Esta es una película dirigida por Pascal Krumm, quien dirigió previamente “Los Bunkers: Un documental by Sonar” también como el videoclip de la canción “Bailando Solo”, que nos muestra el concierto que tuvo lugar en el Movistar Arena el 2 de Agosto del 2013. Para muchos esa noche quedó se habría transformado en un recuerdo inolvidable, pero este martes quedó inmortalizada para la posteridad en una obra de arte muy especial.

 

Antes de ir de lleno con detalles técnicos y respecto al contenido de las canciones presentes en este filme, hay que hacer un hincapié en el enfoque artístico de Krumm. Me refiero a que esto no es un mero registro audiovisual del show sino que una declaración: Los Bunkers son producto Chileno. Y no me refiero a producto en un sentido mercantil, sino como el resultado de algo, en este caso un contexto geográfico cultural. A medida que la película avanza, constantemente se nos muestran imágenes de Chile y su gente, se hacen fuertes contrastes entre los sectores acomodados y humildes de nuestro país así como pequeños ojeadas a lugares icónicos como Plaza Italia y Providencia. Detalles como estos no son arbitrarios, cada uno de estos cortes no se sienten como una distracción del concierto sino como un complemento que ayuda a sentirse identificado con lo que nos muestra la película. No es tan solo un show musical, es una parte de chile.

Para aquellos que no están familiarizados con el setlist de este concierto, ya sea porque no asistieron a este en el 2013 o porque este es la primera vez que se acercan al grupo, este comienza con la canción “Desperdíciame” luego de un montaje que retrata una mañana del Chileno común y corriente. La edición acá es bastante notable ya que no hay un corte brusco que nos saca de un contexto y nos mete a otro sin aviso alguno, por el contrario visual y auditivamente se va preparando al espectador con imágenes que corresponden al día a día con algo tan único y especial como el inicio de un concierto en vivo.

 

Por supuesto, temas emblemáticos como “Llueve sobre la ciudad” y “Ahora que no estás” se hicieron presentes en esta velada, pero no los grandes éxitos no necesariamente se llevaron la gloria de este concierto. Así como se hizo un repaso de sus discos pasados, hubo bastante enfoque en el “nuevo material” que en ese entonces correspondía a su séptimo disco “La Velocidad de la Luz”, un disco digno de escuchar y que recordemos fue todo un éxito de ventas. También con más de un tributo al artista Cubano Silvio Rodríguez y a nuestra artista nacional Violeta Parra con canciones como “Angel para un final”, “La exiliada del sur” entre varios más. No contentos con honrar a músicos tan importantes para nuestro Chile, los connotados músicos Carlos Cabezas (integrante de los Jaivas) y Carlos Fabres fueron invitados al escenario para ser partícipes del tributo a Violeta Parra y Víctor Jara en la canción “Oiga pues mijita”. Nombres como estos viven en el colectivo Chileno y son parte de nuestra identidad latinoamericana por lo que hasta alguien que nunca en su vida ha escuchado a Los Bunkers puede reconocer por lo menos una tonada de este concierto.

Quizás, en mi opinión, el cierre de esta película fue un poco abrupto en comparación al inicio. De no ser por el montaje de una típica noche Chilena no esperaba que la canción “El necio” marcará el final de este registro. Visualmente se completó el círculo con un cierre espectacular, pero el tema final no tuvo la potencia para el cierre que pudo haber tenido quizás otra canción del repertorio de los Bunkers. Con esto no quiero decir que la canción en cuestión sea mala, pero no se siente como una canción ideal para dar término al show.

 

Otro detalle bastante llamativo de esta película es el juego de colores y filtros que se usaron en la edición. A medida que se acerca el final y con canciones que hablan de la dictadura, se vuelve frecuente el uso del filtro blanco y negro, a veces para una canción entera, para ciertas tomas en particular o incluso para momentos cuando la música se torna un poco más agresiva. Al igual que con los montajes del Chile diario, muestran un ojo artístico notable del director que sabe en qué hacer énfasis y qué temáticas se pueden potenciar más aún con el uso de tomas potentes y buena edición. Uno está acostumbrado a registros donde la intervención del director es mínima, tan solo un plano registro del show en vivo del músico de turno al punto que realmente el director de dicho registro pudo ser haber sido cualquiera y uno no lo notaría. Pascal Krumm se hace notar.

 

Finalmente, si nunca te has dado el tiempo para escuchar un disco de Los Bunkers, te recomiendo bastante que consideres esta oportunidad. Sin embargo, algo que hay que notar para aquellos que no conocen el trabajo de estos artistas, es que Los Bunkers no dudan en mostrar sus colores políticos. Esto de forma personal puede afectar tu apreciación de sus canciones y puesta en escena, pero también es parte de su sello. Criticar esto de forma negativa sería como criticar cualquier grupo Punk por ser anti-capitalista y tener letras con fuerte contenido político, puede que a uno no le guste pero es parte de su esencia, es parte de lo que hace al Punk Punk y a Los Bunkers Los Bunkers.

 
Si quedaste con ganas de ver esta película, recuerda que el estreno es el 5 de Septiembre en las salas de Cinemark. Como alguien que nunca le ha gustado Los Bunkers, recomiendo bastante ir a ver esta película, es una experiencia redonda que muestra algo que se siente parte de la historia de nuestro país, un show que nos muestra lo bueno y lo feo de Chile de una forma que solo el cine y la música pueden convertir en una obra de arte.

Hola! Soy traductor para Nerdmacia y por supuesto ávido gamer.