Muchos dicen que la tecnología nos condenó, pero en esta pandemia claramente es nuestro ángel de la guarda.

El Covid-19 o coronavirus ya tiene un par de meses transitando por el mundo, y por ahora es definitivamente una emergencia mundial, que ha obligado a cientos de países poner en cuarentena sus poblaciones.

En torno a estas cuarentenas muchos quedan con incertidumbre de que hacer, y si bien muchos de los servicios se encuentran cerrados, hay muchos servicios de comida rápida y entretención que aun se mantienen haciendo envíos a domicilio, para evitar convertirse en una fuente de contagio.

Todo esto funciona a través de las múltiples aplicaciones existentes, como Uber Eats, Rappi, PedidosYa y otros, aunque Uber Eats es probablemente uno de los mas grandes y multinacionales.

Restaurantes, comida rápida, picadas, tiendas de juegos electronicos, de mesa y otros siguen funcionando… y entre ellos se encuentra The Lucky Dog, un club de striptease en Oregon que técnicamente provee entretencíon y alimento!.

Obviamente el club no puede mantener su funcionamiento normal por peligros de salud e infección, pero ¿porque no adaptarse a la contingencia? de ahí nace: Boober Eats.

Si, el establecimiento cuenta con un pequeño bar y restaurante, por lo que ahora las trabajadoras del local se encuentran haciendo un servicio de delivery en paños menores de puerta en puerta, con algo que partió como una broma, pero se convirtió en una buena manera de seguir pagandole a sus empleados y entretener a su publico habitual.

Las chicas van, entregan la comida, se presentan, hacen un pequeño baile y se van, todo resguardado por los originales guardaespaldas del establecimiento, y portan copiosas cantidades de Lysol para mantener todo seguro.

Si bien no es lo mas extraño que hemos oído en estos últimos días, definitivamente es una de las ideas mas creativas que un negocio ha efectuado para no perder ganancias durante este ultimo tiempo, bien por ti Lucky Dog.