Es un glorioso día para los jugadores normales, y uno muy triste para los tramposos.

Call of Duty Warzone es un gran juego, tomó todo lo que generó el Battle Royale, lo amplificó e introdujo el nivel de personalización que Call of Duty Modern Warfare ya tenía. El juego se encuentra entre los títulos más populares del momento, y el hecho de que sea gratis lo hace aún más popular.

Pero el juego tenía un gran problema: los Hackers.

Jugadores tramposos plagaron Warzone durante sus primeras semanas, y tras una ola de baneos, un nuevo sistema anti-cheat, y otros, parece ser otra victoria para los jugadores normales.

Durante las últimas semanas Activision implemento autenticación de dos factores, y esto arruinó la comunidad de cheaters, con foros completos llenos de las dulces lágrimas de personas que pagaron cientos de dolares por hacks como ver a través de paredes, aimbot y otros.

El juego y la configuración permite que una vez baneado, no puedas volver a acceder al juego, a pesar de otra tarjeta Sim, otro numero de teléfono y más, Activision ya te tiene en su lista negra. Los devs no solo implementaron una verificación como tal, también rastrean el id y código serial de tu hardware.

El juego le esta imposibilitando a los hackers cualquier método de bypass, con reportes de algunos cambiando TODO su hardware, solo para darse cuenta de que Activision los banea inmediatamente al entrar en una partida, un par de minutos después, o que aplica un Shadow Ban, dejándolos en colas de espera de manera indefinida. Otra variable los introduce a un servidor lleno de hackers, donde después de un rato también los banea.

Solo podemos decir esto, y agradecer a Activision por tomar cartas en el asunto, puede que no estén fuera del todo, pero es un gran paso.