Crítica Nerdmarciana:

Hay películas que, por el solo hecho de existir, te arruinan muchas otras. El ejemplo más claro de esto es 3 Metros Sobre el Cielo, la saga Crepúsculo, entre otros intentos de explotar el género del romance juvenil en el cine. ¿Por qué El Espacio Entre Nosotros se aleja del estereotipo de las películas ya mencionadas? ¡Sigue leyendo, querido nerdmaciano!

Para hacer una película de romance adolescente, de acuerdo a las sagas mencionadas (y tantas otras que, por sanidad mental, serán omitidas)uno necesita: un hombre muy rudo, fuerte, violento, popular en deportes y mujeriego; una mujer indecisa, de pocas luces, incapaz de valerse por sí misma, pero muy sexy. Y un amigo que sea el comic relief tipo Gimli del Señor de los anillos. Esta película se aleja de esa fórmula, tiene un protagonista más bien nerd, una protagonista inadaptada pero autovalente, un objetivo específico y un amor que nace de manera  orgánica.

El argumento es simple: un chico nace en Marte (Gardner, Asa Butterfield) y, a pesar de su condición física dada la menor gravedad en el planeta rojo, viaja a la Tierra a conocer a su amiga de internerd (Tulsa, Britt Robertson) y la buscar a su padre. ¡Es un ROADTRIP! Con algunas secuencias de acción, con otras de paisajes, de escapes, que a pesar de que al iniciar la película se nos anuncia de golpe que la tierra está en una crisis ambiental, las tomas muestran una naturaleza bellísima de principio a fin.

Pero hubo una pregunta que, para hacer esta crítica, necesitaba responder: ¿por qué Gardner tiene que ser marciano? ¿No bastaba con que fuera extranjero, que viviera en una iglú o algo así? Concluimos que la historia funciona independientemente del origen del protagonista, pero que el humor no funciona de otra forma. Gardner es un extraterrestre, no sabe comportarse en la Tierra, fue criado por científicos sin sus padres, en una colonia marciana. Es romántico, sincero, muy inocente. Por esto, hay muchas escenas que harán reír a todos los terrícolas en la sala de cine. En sí, lo que rescatamos de esta película es justamente esto: un sentido del humor que nos recuerda que somos imperfectos como sociedad, que estamos cargados de vicios y que solo los podemos visualizar mediante la comedia.

Si bien las actuaciones, los efectos especiales y otros tecnicismos no sobrepasan las expectativas de quien va con su pareja a pasar dos horas de su tiempo abrazados, si se mantienen coherentes a lo largo de la cinta. Nada parece sobrepuesto para hacer encajar el argumento, tal vez el cómo da con Tulsa por sobre toda la otra gente en el planeta. Pero hay ciertas cosas que hay que dar por sentado para poder disfrutar de una buena historia como esta.

Entonces, si te gustan las películas con buen humor, un poco de crítica social solapada por una historia de romance juvenil, un par de minutos de viajes espaciales y ciertos chistes para nerds, ¡esta es definitivamente una película que te gustaría ver, ya en cines!