El Legado de Los Caballeros del Zodíaco

506

El Legado de Los Caballeros del Zodíaco es algo que trasciende generaciones, algo solo equiparable al fenómeno Dragon Ball. Ambas series son amadas por grandes y chicos por igual, y hasta el día de hoy continúan lanzando productos de estas franquicias.

Pero en el caso de Saint Seiya, ocurre algo muy especial: los valores intrínsecos en el animé han moldeado a más de una persona que creció viendo la serie en los años 90. Pero obviamente eso no es suficiente para que la serie sea considerada una de las mejores de todos los tiempos. ¿Qué más puede significar su éxito rotundo? ¿Por qué no hay nada de la franquicia n la actualidad que lo haya podido igualar? Tratemos de desmenuzar estas cosas a continuación:

Batallas a otro nivel del cosmos

Saint Seiya tiene, como ocurre con otras historias de animación, batallas sanguinarias (A veces demasiado sanguinarias, razón por la que se han censurado en muchos países). Pero a diferencia de otros, esas batallas tan épicas tienen una razón de fondo, un motivo por el cual se lucha independiente de la epicidad de la misma.

Basta recordar la primera gran batalla del animé , en donde teníamos a Seiya de Pegaso contra Shiryu de Dragón. Al contrario de las peleas que le antecedieron (Seiya contra Geki de Oso o Ichi de Hidra contra Hyoga de Cisne) esta estuvo cargada de emociones, sobre todo porque ambos contendientes no peleaban por el premio del torneo. Al contrario de la mayoría de participantes que solo querían demostrar su fuerza, Seiya estaba empeñado en encontrar a su hermana con la ayuda de la Fundación Graude, razón por la que la victoria significaba estar un paso más cerca de conseguir su meta.

Por otro lado, Shiryu había sido informado que su maestro había muerto (cosa que era una mentira que el mismo Dohko le había hecho creer para que sacara su máximo potencial), por lo que su intención siempre estuvo en honrar su memoria dando lo mejor de él, no importa si llegaba a sacrificar su vida en el proceso…y curiosamente así fue. Aprovechándose del punto débil del Dragón, Seiya lanzá un golpe al corazón desprotegido de Shiryu, que termina la contienda…y por poco con la vida del mismo Shiryu, de no ser porque un agonizante Seiya le propició un golpe igual de poderoso para que su corazón pudiera volver a latir.

El Legado de Los Caballeros dl Zodiaco inmortalizada en una imagen que habla por si sola: la pelea de Seiya de Pegaso y el Dragón Shiryu

Avanzando en la historia, nos encontramos con otras batallas, pero ninguna más sangrienta y cruel que las vistas en la saga de las Doce Casas (A juicio de muchos, la mejor saga de la franquicia) en donde nuevamente los motivos intrínsecos en los personajes jugaron un papel fundamental.

En esta ocasión los caballeros de Bronce luchaban por salvarle la vida a Saori (quien era la reencarnación de Athena en esa época) quien había sido víctima de una flecha mortal, que solo podía retirarle el Patriarca, quien a su vez se encontraba en lo más alto de las Doce Casas.

Por su parte, Los Caballeros de Oro (los rivales de Seiya y sus compañeros) velaban también por el bien de Athena.

La diferencia es que sus motivos, si bien justos, eran víctima de una gran mentira:  Athena jamás se encontró en el Santuario, y todo era un complot del Patriarca (el lado malvado de Saga de Geminis) para dominar al mundo.

Nuevamente tenemos a dos bandos enfrentados por algo más que el simple hecho de ganar batallas, ya que ambos tenían algo que proteger: Los caballeros de Bronce, a su amada Diosa, y los Caballeros de Oro, su honor..y también a su Diosa. Aunque no la que ellos creían.

Aunque no la que ellos creían.

Finalmente algunos si se dieron cuenta de su error y recapacitaron, pero la mayoría de ellos murió en el combate víctima de la mentira mencionada. 

Todo esto acompañado de escenas más que memorables, como la batalla en la casa de Capricornio en donde se resume lo que acabo de mencionar:

Si bien la escena habla por sí sola, también contiene algo que se merece una mención aparte:

La música de Saint Seiya : Una obra de arte, por donde se le mire

Desde el principio de la serie hasta el final de la misma, cada  batalla y cada escena está acompañada por una hermosa música difícil de olvidar.

Cada pieza es compuesta por la Orquesta de Andrómeda, liderada por el compositor Seiji Yokoyama, encargada de darle vida a cada extracto.

Si bien la música es algo que nunca debe faltar en alguna serie, la de Saint Seiya es particularmente especial  ya que logra lo que muy pocos soundtracks pueden hacer: llegar a nuestras entrañas y emocionarnos hasta la médula.

Esto es tan así que, incluso sin ver la serie, las melodías se encargan de esto por sí solas, y nos llevan de la emoción, hacia la tristeza, todo en un misma composición.

Lamentablemente, el compositor encargado de estas maravillas falleció hace mucho tiempo por lo que ya no es posible disfrutar de estas piezas con las series actuales (Omega, Soul Of Gold, etc…

Pero esto no significa que no podamos volver de vez en cuando a Youtube para volver a disfrutarlas.

Verdaderamente el legado de Seiji Yokoyama quedó inmerso para siempre en estas lindas melodías. Y esto es justamente, combinado con lo anterior, algo que hace que Los Caballeros Del Zodiaco sea una serie difícil de olvidar, y que incluso hasta hoy sea recordada.

Saint Seiya: pasado y presente

Es bien sabido que Saint Seiya ha sufrido un declive importante desde hace bastantes años. Como hemos visto, ya los productos audiovisuales de esta franquicia no ofrecen lo que alguna vez nos ofrecieron, en parte gracias a lo mencionado en este artículo.

Por un lado, las batallas parecen planas y vacías, sin una razón aparente de fondo, lo que le resta emoción a las peleas. 

 Por otro lado, y más importante aún,  la ausencia de la música del maestro Yokoyama, y también del diseño de Shingo Araki, quien también falleció hace un tiempo, hace que en la actualidad la franquicia apenas se esté sujetando de la venta de figuras de acción.

 Por lo mismo, no es de extrañar que siempre los fans prefieran la serie clásica a lo moderno.

Tampoco es de extrañar el porque una empresa como Netflix, decepcionada por no poder capitalizar su serie en CGI, haya apostado por traer la serie clásica a sus pantallas. Solo esta es capaz de elevar el cosmos hasta el Séptimo Sentido.

Mención honrosa merece el spin-off de Saint Seiya The Lost Canvas, que logra transmitirnos emociones parecidas con sus combates, a la vez que goza de una música muy bien orquestada.

Por lo tanto, como postulan ciertos fanáticos, es la que está más cerca del material clásico.

Otro importante que vale la pena mencionar es Saintia Sho, otro spin-off de Saint Seiya. Si bien la animación quedó al debe en muchos aspectos, el manga es otra cosa muy distinta, ya que es escrita por Chimaki Kuori, fanática de la serie clásica y gran admiradora de su autor Masami Kurumada, por lo que el legado de Los Caballeros del Zodíaco sigue en buenas manos.

Por lo tanto, su versión en papel resulta ser también algo muy cercano a la serie clásica de Saint Seiya  y merecedora de mención en este artículo.

Además, si bien la animación quedo corta como se dijo, la música es de las mejores que he escuchado:

Me atrevería a decir que alcanza el nivel de Seiji Yokoyama (aunque no logra superarlo por supuesto)

Además, Kurumada está realizando a paso muy lento pero seguro, la continuación oficial de la serie: nos referimos a Saint Seiya Next Dimension.

Debido a esto, volvemos a mencionar lo que esta enunciado en el primer párrafo del artículo. El Legado de Los Caballeros del Zodíaco está lejos de morir.

Mientras existan personas que recuerdan esta serie con cariño y amor, El Legado de Los Caballeros del Zodíaco siempre continuará y siempre se encargará de elevar el cosmos del corazón.