El joven de solo 17 años falleció en su silla tras un derrame cerebral.

Durante la última semana, esta triste historia salió a la luz, directo desde Tailandia, donde un joven de solo 17 años murió tras una maratón incesante de juegos en el computador.

Piyawat Harikun aprovechó las vacaciones para jugar sin parar durante varios días, en donde sus padres relatan, que no tomaba descansos, jugaba durante toda la noche y cerraba las cortinas de dia para seguir haciéndolo. El único contacto que tenía con el exterior eran las oportunidades en que sus padres le llevaban comida al cuarto y le pedían que tomara un descanso, a lo que el joven se negaba.

Según su padre el joven tenía muy buenas calificaciones en la escuela, era diligente y esforzado, pero tenía un gran problema con la adicción a los juegos.

El chico fue encontrado muerto una mañana a causa de un derrame cerebral, algo común en los diversos casos de muerte causados por sesiones incesantes de videojuegos, con un caso muy similar ocurriendo a inicios de septiembre.

Es también bastante característico que una gran cantidad de estas muertes ocurren en países asiáticos, algo que China busca detener con medidas que buscan regular la cantidad de jugo de menores poniendo un toque de queda y limites de tiempo.

La adicción a los videojuegos es un mal real, con diversos estudios comparándolo a sustancias adictivas ya que existe un gran componente en el sistema de acción/recompensa que se activa al ganar o cumplir algún objetivo, algo que muchísimos estudios demuestran.

Existen múltiples estudios y papers que detallan como funciona la adicción a los videojuegos, su formación y como ya existen tratamientos para lidiar con ella.

De igual manera los videojuegos son una gran ayuda cerebral, ayudando a mejorar capacidades como la concentración, coordinación y pensamiento lógico, pero al igual que todo ejercicio debe hacerse con moderación y descansos.