Investigadores de asteroides de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) se han unido para una ambiciosa misión de doble nave espacial para desviar un asteroide en el espacio.

Aunque que un asteroide choque con la tierra es improbable, si todo va según lo planeado, AIDA desviará la órbita del más pequeño de los dos asteroides Didymos, orbitando entre la Tierra y Marte a través del impacto de una nave espacial.

Una segunda nave espacial luego examinará el lugar del accidente para obtener una gran cantidad de datos sobre la consecuencia de esta colisión.

El Taller Internacional AIDA de tres días tendrá lugar entre el 11 y el 13 de septiembre en el centro de Roma. Los investigadores compartirán el progreso de las dos naves espaciales que forman AIDA, además de las naves espaciales más pequeñas que llevarán a bordo. También se realizarán presentaciones para comprender los asteroides de Didymos distantes.

Las trayectorias de asteroides y otros objetos estelares son generalmente monitoreadas por la NASA en base a su trayectoria inicial, fuerza gravitatoria de planetas y soles cercanos y muchas otras variables, y si bien ha existido casos de mucha cercanía con la tierra (cercanía relativa ya que siguen siendo millones de kilómetros de distancia) el objetivo sera investigar cual es el efecto de deflectar uno de estos cuerpos en posibilidad de casos futuros