Probablemente en algún momento, si tienes un Nintendo Switch, alguno de tus Joy-Cons tendrá un pequeño pero perceptible error: La palanca parece tener vida propia, una leve dirección cuando no has hecho ningún movimiento. 

Pensando que algo debe andar mal, tratas de soplarlo, limpiarlo, incluso entrar a las opciones de la consola para recalibrarlo y actualizar su firmware, pero con todo, aun sigue fallando la maldita palanquita. 

Bueno, lo más probable es que no sea por tu mal uso de este control, ya que la gran mayoría de los usuarios de esta consola han reportado un fenómeno parecido, tanto así que existen a la venta kits de reparo para estos controles (Con repuestos y herramientas) en Amazon y Ebay. Sin embargo, muchos de estos reparos caseros han terminado en la masacre de estos controles. 

Con un elevado precio de $80 por el par y $60 por uno solo (Lo cual retailers chilenos han traducido a $70.000 y $50.000 en muchos casos), reemplazar los pequeños controles multifuncionales es un golpe fatal a la billetera, lo cual ha empujado a muchos a optar por controles de terceros, tales como Hori o Power-A, los que (alambricos e inalambricos) tienen amplia funcionalidad, por un precio mucho más asequible que los manufacturados por Nintendo. Pero aun con esto, lo que más duele es una gran pérdida en las funcionalidades portátiles de la consola, lo cual por un pequeño lag en la dirección puede significar un game over fatal para tu personaje. 

Con toda esperanza, y al adviento del lanzamiento de los nuevos modelos de la Switch, los codiciados Joy-Cons tendrán un reajuste en su precio, y los jugadores podrán obtenerlos de maneras más fáciles que refrescando los anuncios de Yapo una vez por semana.