Hace pocos dias, en una localidad de Apure, en Venezuela, una pareja fue degollada por su hijo y 3 cómplices. El macabro crimen de patricidio y matricidio chocó a la comunidad de Apure, pero cuando los medios tomaron esta historia, le dieron un giro distinto…

Aparentemente el joven es bastante fanático de Naruto, y junto a esta foto con la clásica chaqueta de Akatsuki, publicó la frase «Pronto itachi uchiha». Los medios que agarraron la historia evidentemente le dieron significado a esta frase, diciendo que el asesinato estuvo premeditado y que el chico lo hizo para emular la masacre de Itachi a su propia familia.

Sin embargo, muchos pensará inmediatamente que eso no puede ser todo… Y después de indagar de manera más profunda, averiguamos que efectivamente hay una explicación muchísimo más razonable para este infortunado evento.

El periodista Robert Lobo (@Lobo21Jose en twitter) hizo un seguimiento más profundo de la noticia, haciendo investigación más dedicada y prestando atención a las confesiones de todos los chicos, lo cual pinta la siguiente historia:

Lo que resultó fue que el hijo, quien tenía problemas de adicción a lo que podemos asumir son sustancias ilícitas, organizó junto a 3 pandilleros el robo de los bienes de sus padres en su casa. Al parecer, había tenido una pelea con sus padres hacia poco tiempo, y sumado a sus problemas de adicción podemos inferir de que se trataba de una manera de conseguir más sustancias, o de una manera de saldar sus deudas… Ambas explicaciones racionales y que no tienen que ver con Naruto. El hecho de que el chico tuviera una relación quebrada con su familia, la cual terminó en este asesinato, no fue exclusivamente inspirada en Itachi Uchiha.

Lo que sucedió aquí es realmente desafortunado. Una verdadera tragedia que demuestra un nivel de vulnerabilidad social y de trastorno mental importante… Y sin embargo, nos encontramos avergonzados como un medio noticioso de sensacionalistas que tratan un tema tan serio como este con un título chocante, solo para obtener visitas y clicks. Si no se le da el respeto que se merece a los verdaderos problemas que causan tragedias, solo se van a repetir. Así que, queridos lectores, les imploramos que cuando vean un título así, no le den click e indaguen más profundamente, por su propia cuenta, en lo sucedido.