NERDVIEW; Banjo-Kazooie en Super Smash Bros. Ultimate: ¿Por qué tanto hype?

Me he comprado tardíamente el primer pack de peleadores en Smash, principalmente por Banjo-Kazooie, algo que lo tenía pendiente dado mi nivel de fanatismo por este dúo. Sin embargo, fuera del gran grupo nostálgico, se encuentra otra población de gamers más jóvenes que no tienen idea de la importancia del oso y la pajarraca insolente que funcionan como uno sólo.
En este Nerdview, te resumiré qué es Banjo-Kazooie, sus altos y bajos, y por sobre todo, lo trascendental que es que estén en un juego de Nintendo. Vale decir, este post está dirigido para aquel que no sabe nada de este dúo. Aunque, claro, si eres un fan asiduo sé que lo leerás. Lo sé. Los conozco.
Así que vamos Nerdmacia, hora de hablar en rima, porque Banjo y Kazooie se nos viene encima.

El Hype, la Leyenda, la Nostalgia

Probablemente no lo sepas, pero en los 1990 entre la bruma de juegos planos, apareció Donkey Kong Country ¡que fue un alboroto total! Tenía gráficos potentes y revolucionarios para la famosa consola Super Nintendo (considerando la época en la cual esta salió hace ya ¡20 años!). Allí fue donde todos conocimos el logo de Rareware por primera vez, equipo que desarrolló un montón de juegos que lideraron la escena con el efecto 3-D y el desarrollo de los personajes y mapas.
Una vez que apareció Nintendo 64, Rare vio la oportunidad de lanzar títulos adelantados para su época que hasta el día de hoy se juegan, tales como: Donkey Kong Country, un título que marcaría el sello de Rareware y de Nintendo. Así es, se llamaba Rareware antes de, bueno, un momento no tan bueno del que te contaré después.
Donkey Kong Country abrió la puerta al éxito para Battletoads, Donkey Kong Country 2, Donkey Kong Country 3, Golden Eye 007: Perfect Dark, el juego para adultos Conker’s Bad Fur Day, Diddy Kong Racing, Killer Instinct, Donkey Kong 64 entre otros; una verdadera caja de Pandora para los gamers de esa época. ¡Exquisito!

La mayoría de los personajes. Pero faltan dos por explicar. No coman ansias, ya se viene. Si, ya lo saben por el título, no es spoiler.


Sin embargo, el título más distintivo fue Banjo-Kazooie, un plataformero donde recolectas items que luego te servirán para avanzar. ¿Items con propósito? Así es, ya no existe el puntaje, los items tenían una razón de existir y ya no importaba intentar terminar el juego en corto tiempo. Se Trataba del Viaje y no del Fin (parafraseando a Ulises, del libro clásico).
Y es que Banjo-Kazooie, el oso y el ave, no sólo avanzaban en el castillo de la bruja Gruntilda cuyo deseo era ser la más bella, por lo cual termina raptando a la hermana de Banjo para drenar su hermosura debido a la envidia que sentía de ella. Sino que también resolvían puzzles con las piezas (jiggies) que recolectabas para poder entrar en los diferentes mundos al estilo de Super Mario 64, dándole mayor complejidad y necesidad de buscar en lugares recónditos cada una de éstas. Las notas musicales abrían puertas para avanzar en el castillo de la bruja, y oh, los movimientos. ¡Cómo menospreciar la cantidad de movimientos de los personajes! Y eso que no he hablado de los personajes secundarios como Mumbo Jumbo, quien en cada nivel, si recolectabas suficientes calaveritas, te transformaba en calabaza, abeja, o lo que se te ocurra, estos cambios te permitían explorar más los niveles y descubrir items que no podías encontrar en tu forma normal.
Ese no fue el fin (aún) de Banjo-Kazooie, ya que de inmediato apareció Banjo-Tooie, donde se ahonda en localizaciones fuera de la montaña espiral, hogar de Banjo y mapa que fue incluido en Super Smash Ultimate (la montaña…no lo otro, aunque vendría bien).

¡Aaah! El aroma a juego nuevo y en cartucho, un olor inolvidable, como vino añejo. Con animales y una bruja. El logo de Rareware al inferior.

Debido a las bajas ventas de Conker’s Bad Fur Day, algo inesperado para los fans de Rareware, éstos vendieron sus acciones a Microsoft, convirtiéndose en el nuevo amo y señor de Banjo-Kazooie.

Déjame Adivinar, ¿Otro Éxito del Oso y el Ave?

Lamentablemente, para todos los que esperábamos el «Banjo-Threeie» (nombre tentativo sin copyright, okay gracias), apareció un trailer donde se observaban todos los objetos ya mencionados y un Banjo cuadrado. Cuadrado. ¿Cuadrado?. Okay, esa no es la peor parte. Lo peor, lo detestable, lo inconcebible para todos los fans fue que el nuevo juego, “Banjo-Kazooie Nuts and Bolts”, el cual ya no era un plataformero. Se trataba de construir autos. ¿Autos? Suficientes preguntas por hoy. Si, autos, helicópteros, lo que se te ocurra, con el mecanismo de ir armándolos como si fueran legos, y cero utilidad del dúo. Este mundo alejado del concepto original nos generó a todos una sensación amarga en el paladar y presentó mucho repudio en la comunidad, haciéndonos pensar que era el fin. Sin embargo, había luz al final del túnel.

¿POR QUÉ AUTOS? ¿POR QUÉ BANJO? Explícame Microsoft en qué estaban pensando. Ni siquiera caminan. No tengo palabras para esto.

Entonces, ¿Por Qué está en Super Smash Bros Ultimate? ¿Cuál es la Importancia?

Buena pregunta. Sucede que el público nostálgico aún recordaba las viejas aventuras de Banjo-Kazooie y lo pedían a gritos como luchador en el Smash. Microsoft estaba de acuerdo, y tras tantos espadachines; además de la inclusión de Hero de Dragon Quest, famosísimo en Japón, Nintendo decidió equilibrar la balanza trayendo a estos personajes tan solicitados en occidente, Banjo y Kazooie.
Incluso Sakurai en uno de los videos donde hablaba del tema, menciona que a pesar de ser rivales con Microsoft, ambas partes estaban deseosas de incluir al dúo, por lo que no fue problema.
Lo maravilloso de esto es que cada uno de los movimientos reflejan los que aprendieron en los primeros juegos. Nada de autos, nada de legos. El más puro reflejo de lo que fue como plataformero. He ahí la importancia: La unión de ambas empresas, el detalle del personaje, y la música maravillosa compuesta por Grant Kirkhope en remix para adaptarla al estilo de pelea de Smash.

Diseño original, movimientos intactos. Mis bendiciones al chef, porque está tan sabrosa la inclusión como los viejos días. ¡Bravo!

Conclusión

Banjo-Kazooie fue una locura en sus tiempos, y sólo ha madurado al pasar el tiempo. No lo digo con los lentes de la nostalgia: vale cada segundo jugarlo en el medio que desees, y entenderás lo maravilloso que es su aparición en Super Smash Bros. Ultimate. Pero por favor, sólo juega hasta Banjo-Tooie. No te lleves la decepción que nos pesa hasta hoy en día a los fans, que simulamos que jamás existió, y disfruta un juego que quizás, en mi opinión, esté adelantado a su época y en retrospectiva pueda ser mejor que el mismísimo Super Mario 64. Te dejo la reflexión.


Este post se ha acabado, pero si juegas Banjo-Kazooie quedarás enviciado.

Jakobirb
Sigue mis notas en http://nerdmacia.cl/author/jakobirb/ Próximo streamer, médico, amante de los pájaros y le doy voces a las palomas.

Otros Artículos

Anuncios

Comments

Anuncios

Instagram

Entradas Recientes