Todo comenzó con una promesa hecha en el año 2017. El estudio the Game Kitchen tenía una visión de un videojuego brutal con fuertes alegorías religiosas. Para materializar su visión, presentaron su proyecto en Kickstarter y en disposición del público dejaron un pequeño trailer que inmediatamente llamó la atención de miles. Con el tiempo, the Game Kitchen logró recaudar los fondos necesarios para completar su videojuego. Finalmente, con la ayuda de la compañía Team 17, lograron publicar el pasado 10 de Septiembre el ansiado producto: Blasphemous. Un tenebroso juego de plataforma acción/aventura estilo metroidvania.

Blasphemous

Culpa, Penitencia y el Milagro

Blasphemous nos sumerge en las profundidades oscuras de la ciudad de Custodia. El nombre de esta ciudad es en referencia a un pieza de oro o de algún otro metal precioso donde se coloca la hostia para ser consagrada. Pero esta no sería la única referencia a la religión cristiana. A lo largo de la oscura travesía por la ciudad maldita se esconden varias piezas de información que hacen de Custodia un lugar vivo, con su propia historia y cultura. Una cultura que ha sido transformada completamente por una maldición conocida como el Milagro

No obstante, el milagro no es una maldición común y corriente. La Culpa de todo ser vivo ha sido manifestada gracias a voluntad del milagro. A veces, como una bendición. A veces, como un castigo.

Después de una perturbadora cinemática de introducción, que sutil pero eficientemente logra comunicar al jugador el tono del juego entero, despierta de un tormentoso sueño el silencioso protagonista: el Penitente. Condenado a vivir el resto de sus días en absoluto silencio, el Penitente blande su espada llamada Mea Culpa con el único objetivo de levantar la maldición que ha devastado Custodia. 

Blasphemous

El Arte de lo Sublime y lo Macabro

Antes de entrar en el gameplay, es importante destacar visualmente espectacular que es Blasphemous. Cada escenario de fondo, cada enemigo, y cada ubicación fue hecho con un arte de pixel impresionante. The Game Kitchen logró encapsular una historia en cada uno de estos gracias a la cantidad de detalle otorgado como si todo fuese parte de una obra de arte. Las animaciones que dan vida a los personajes y criaturas de Custodia están hechos con tanto cuidado que es casi imposible encontrar otro título con animación de 16 bits tan fluída. Sin embargo, para algunos puede tratarse de un arte bastante gráfico.

Blasphemous

La espectacular animación también hace que la violencia se sienta cruda. El Penitente no es un caballero blanco, símbolo de virtud y compasión necesariamente. Donde más se aprecia la calidad de la animación es en las brutales ejecuciones a las que somete a sus enemigos, que a menudo pueden parecer más que gratuitas por su nivel de violencia. Aunque no se siente fuera de tono, ya que lo macabro abunda en Custodia. Desde cuerpos mutilados, ensangrentados, corrompidos y deteriorados por actos de autoflagelación, violencia y castigo hasta criaturas espeluznantes y sádicas se encuentran a lo largo de todo juego. Para los habitantes de Custodia, el descanso y lo bello son conceptos que permanecen en el olvido.

La música que acompaña cada escenario, y cada jefe, es consistente tanto en tono como en atmósfera. El Soundtrack compuesto por Carlos Viola, cuyas canciones están tituladas en español, da un toque extra que ayuda a darle identidad a los diferentes niveles de Blasphemous. Al mismo tiempo, logra crear un ambiente de continua incertidumbre y suspenso sobre lo que se oculta en la siguiente área. Los momentos tensos de combate se vuelven aún más con la genial dirección de sonido detrás de cada pieza, y detrás del sonido de cada acción. El tema Su Beso de Plata es quizás uno de los mejores al momento de instrumentalizar la identidad y atmósfera del juego.

Sin lugar a dudas, el arte de Blasphemous es uno de los puntos más fuertes.

https://www.youtube.com/watch?v=jVFELTpohDQ

El Adictivo Placer de Matar

En lo que respecta a gameplay, Blasphemous se mantiene impecable. El chocar de la espada del Penitente con el cuerpo de los enemigos transmite una furia y brutalidad impresionante. El jugador en todo momento está en perfecto control del protagonista, y el combate es constantemente fluído de principio a fin. Sin embargo, es frente a los jefes de cada área que las mecánicas de combate se expresan en su máximo potencial. Si bien, algunos jefes son más difíciles que otros, cada victoria sobre ellos se siente como un verdadero triunfo que pronto deja al jugador deseando por más. 

Para derrotar a las diferentes entidades que se interponen entre el Penitente y su objetivo, se encuentran a disposición del jugador varias herramientas. Oraciones que funcionan como hechizos cuyo poder destructivo puede resultar fatídico para muchos de los enemigos, así como pueden ser utilizados para empoderar las mismas habilidades del jugador. Estas suelen consumir mucha energía, o Fervor, por lo que su uso es limitado. También, con ello entra la mecanica de la Culpa.

Blasphemous

La Penitencia de Blasphemous

La Culpa es un concepto muy presente a lo largo de Blasphemous. Su inclusión como mécanica del juego se representa como una barra que se hace cada vez más larga a medida que el jugador muere. Sin embargo, su impacto en el juego es casi nulo. Si bien esta barra comienza a limitar la cantidad de fervor que el jugador posee, restituir fervor usado se consigue al efectar un movimiento simple donde el Penitente intercambia un poco de su vida por Fervor. No sólo es difícil quedarse sin fervor, sino que al hablar con estatuas ubicadas en distintos lugares del mapa puedes pagar por limpar tu Culpa. Para ser un concepto tan importante en la historia de Blasphemous, su aplicación en gameplay queda chica.

En los trailers de Blasphemous, se prometía personalización en las habilidades el Penitente. Y aunque esto no es dentro del todo cierto, si hay un árbol de habilidades que se puede ir desbloqueando. Pero nada evita que este sea desbloqueado en su enteridad. No obstante, pequeños bonos se pueden conseguir activando diferentes Piezas de Rosario que el jugador puede preferir dependiendo de la situación. Y si bien, esto no es algo que permite mucha personalización del protagonista, permite que Blasphemous se concentre en sus fortalezas como juego de acción más que de rol.

Entre Calabozos y Catedrales

El diseño de nivel de cada área para muchos puede ser semejante al de Dark Souls, por su impresionante interconectividad. Aunque, también es algo común dentro de los juegos Metroidvania, es más preciso atribuir la proveniente influencia de Blasphemous en el clásico de 1989, Prince of Persia. Las letales trampas que plagan los pasadizos de Custodia, y sus cientos de puertas secretas evocan recuerdos nostálgicos de uno de los títulos más pioneros de su era. La influencia se puede apreciar, e inequívocamente permitió al equipo de Game Kitchen crear niveles únicos y desafiantes. A menudo, más que los mismos jefes al final de ellos.

Varios secretos se ocultan en los rincones de Custodia. Cada area es un puzzle a resolver, y en ellos se pueden encontrar desde mejoras para el Penitente hasta piezas con historias de los antiguos habitantes, cuyo destino final suele ser terrible. Algunas de estas piezas son de vital importancia para algunos personajes, quienes te darán misiones secundarias para incentivar la exploración y el volver a areas ya completadas. Algunas misiones y secretos pueden ser un tanto cripticos de resolver, pero por lo general siempre hay un detalle, por infimo que sea, que da una pista al respecto.

Una Bella Promesa que no se queda sin Sustento

Desde el primer trailer lanzado en el 2017, el aspecto artístico de Blasphemous parecía su punto más fuerte. Es natural preguntarse si en el momento de su lanzamiento, the Game Kitchen podría cumplir su promesa con un gameplay brutal, fluído y desafiante. Y aunque el juego no está libre de bugs, menores y que pasan desapercibidos, si es pertinente decir que lo lograron. Es imposible luego de terminar Blasphemous no sentir la necesidad de más. Y aunque de momento no hay anuncio alguno de una secuela, o DLC, al ver las imágenes del primer trailer se pueden apreciar bastantes lugares que no se encuentran el producto final. Con algo de suerte, the Game Kitchen nos volverá a sorprender con más contenido, nuevos niveles y jefes aún más desafiantes. Quizás, así como el final bueno lo sugiere, con otro protagonista.

Si te gustan los juegos de acción que no descuiden una buena trama y posean una atmósfera única e inquietante, deberías darle una oportunidad a Blasphemous. Por si sólo, es un título indie que deja chico a muchos de sus competidores. No es una exageración terminar esta reseña señalando que está dentro de los mejores títulos estrenados este año.

Artículo anteriorRecordando 5 mitos sobre los smartphones
Artículo siguienteMujer es sorprendida provocándose dos orgasmos en plena obra de Tom Hiddleston.
Hola! Soy escritor para Nerdmacia y por supuesto ávido gamer.