El ultimo juego a la fecha de Quantic Dream posee el mismo tipo de gameplay que sus predecesores, pero tiene una mejoría en historia, actuación y gráfica

Este juego fue lanzado el 25 de mayo de 2018 exclusivamente para PS4 y este año el juego llego a Windows. Hay varias cosas que rescato de este juego y que aprecio mas luego de haber jugado Heavy Rain, la historia, la actuación y la gráfica.

Al igual que en Heavy Rain, en la historia del juego uno sigue a tres personajes, los tres androides, Connor, Kara y Markus. Los eventos de sus historia ocurren en diferentes momentos pero tienen similitudes. Uno creería que porque hay muchos mas caminos y decisiones la historia se volvería confusa o tediosa pero es todo lo contrario, la hace mas entretenida e impredecible. Hablando de la historia en si sin spoilers, es una historia espectacular, una visión nueva de como ver la vida artificial y que te hace cuestionar que realmente harías si estuviera en esa posición, tus decisiones en el juego son tan importantes que te persiguen hasta cuando apagas la consola.

En el juego Bryan Dechart, Jesse Williams y Valorie Curry interretan a nuestro personajes principales Connor, Markus y Kara respectivamente. La actuación de ellos en especifico es espectacular, a pesar de ser androides, son personajes tridimensionales, con emociones y con una manera clara de expresarse y que no tienen una voz de robot molesta.

Algo que tiene que ver mucho con que me fije en la actuación es la excelente gráfica del juego, tiene la calidad de una película de cine. En juegos como Heavy Rain lo que molesta de jugarlos años después es que la actuación es buena pero la gráfica no y eso te saca un poco del juego y causa los memes estilo Shaun!!!!!!!!!!!. En Detroit es espectacular, en especial en las escenas de acción.

A pesar de que el gameplay es el mismo, la mejora de las tres cosas que mencione anteriormente son las razones del porque creo que Detroit: Become Human es uno de los mejores juegos del 2018 y el porque su jugabilidad durara mas tiempo que otros títulos de Quantic Dream.