Desde que Netflix anunció que estrenaría una nueva versión CGI de Saint Seiya (Los Caballeros Del Zodiaco), los fanáticos de la clásica animación temblamos de miedo. La empresa de streaming es muy famosa por cambiar totalmente la trama, personajes, e  historia de todas sus adaptaciones.  Y aunque por un lado se entiende que es solamente para captar a una nueva audiencia, queda ese resentimiento con los fanáticos más antiguos de las franquicias que se sienten de lado.

Bueno, Knights Of The Zodiac (como finalmente se llamó el proyecto) no queda exento de estos cambios, ya que efectivamente agrega nuevos elementos a la historia de los Santos de Bronce, inventa otras cosas, y no respeta ciertos personajes, como el caso de Andrómeda, que deliberadamente es cambiado de género respecto a su versión original, pero ha recibido tanta crítica que no me centraré en eso.

La historia se centra en su mayor parte en le secreto que encierra la Armadura Dorada

El punto es que esta nueva entrega, que en un principio tiene solo 6 capítulos (sería interesante que agregaran más en un futuro, por lo que explicaré más abajo) resulta ser bastante novedosa, y, para mi sorpresa y la de muchos, no tan mala como creíamos. Esto puede ser debido a la baja expectativa que teníamos, a la cuál Netflix nos tiene acostumbrados con sus proyectos de animación. Pero si hay algo que cabe destacar en Knights Of The Zodiac, es que cumplió con sorprender a la audiencia, tanto nueva como antigua. A veces de buena manera, y a veces no tanto.

Para no entrar en el terreno de los spoilers, solo diré que esta versión, si bien tiene sus puntos malos incluso desde el principio de la historia, sabe contrarrestarlo con buenos momentos. Es como si Netflix nos esté diciendo “Ok, ya sabemos que arruinamos  esta parte, pero en compensación, mira esta otra: es algo que seguramente te gustará.” Y termina siendo así.

 En este respecto, es imperioso destacar las actuaciones de voz de la versión latina, pues la mayoría de ellos son conocidos. Tenemos, por ejemplo nuevamente las voces de Saori, Shiryu, Cassios, Marin, Aioria que todos conocemos. Y como no mencionarlo, al gran Marcos Patiño, que una vez más le pone su voz a Ikki de Fénix, y en mi opinión, es el que más se roba la película (o serie). No importa donde lo pongas ni en que versión, Ikki de Fénix siempre será el personaje más memorable de todos.  

Ikki de Fenix en un hermoso arte del Ending de la serie
La participación del Santo de Bronce del Fénix es una de las más memorables de la serie.

Se echa de menos a Jesús Barrero durante toda la duración de la serie, ya que la voz de este Seiya no logra ser tan épica como el tono que lograba el recordado actor, aunque para ser justos, se esfuerza bastante.

Otra cosa que no me pareció fue la velocidad con la que se desarrollaba la trama. Si bien es muy difícil condensar todo el primer arco en solo 6 capítulos, todavía se sentía muy apresurado, saltándose muchos momentos que en la animación original servían para generar ese enganche con el público. Solo por poner un ejemplo, hay una parte (en donde los caballeros luchan contra la milicia) que perfectamente pudo ser omitida en pos de ganar unos segundos valiosos para acomodar otras escenas importantes que no aparecen.

Entre los puntos a destacar, se encuentran la calidad de los gráficos. Los paisajes, la ambientación, y las texturas están muy bien detalladas, sobre todo la Gran Cascada de Rozan (Lugar de Entrenamiento de Shiryu) y las armaduras de los personajes. Me gustó el hecho de que las armaduras no son parecidas a ninguna versión en concreto, sino que es más una mezcla de todas las versiones de los Cloth de los Santos de Bronce, mucho más apegada a como lucen las de la animación de los 90.

Seiya bloqueando un ataque de Ikki con la ayuda de las Cadenas de Andromeda

Otro punto a favor es la música de Apertura y Cierre (o Opening y Ending) de esta serie. Ambos temas son interpretados por la banda británica “The Struts”, y a mi juicio es una de las mejores cosas de esta nueva versión. Si bien en el opening cambian algunas letras (Pegasus Destiny en vez de Fantasy), este mantiene su esencia y se agradece. En cuanto al ending, parece más bien una balada, pero si consideramos que entre todo esto también existe espacio para el amor entre Saori y Seiya, es algo que se justifica bien, además de que sigue siendo muy buena (personalmente aún no me la puedo sacar de la cabeza).

De que hay cambios, los hay. Y algunos no se tomarán bien, pero otros serán muy bienvenidos por todos los fanáticos, ya que si hay algo que Netflix supo hacer bien, es agregar momentos del manga que el animé clásico no supo contar. Y eso es un gran punto a favor para la serie de la empresa.

Lo bueno: La música, los gráficos, los efectos, y por sobre todo, el que hayan respetado cosas del manga.

Lo malo: Los cambios en algunas partes de la historia original, la omisión de algunos personajes emblemáticos (extrañe a los Caballeros Negros) y…por favor, ¿Milicia en Saint Seiya? Lejos es una de los peores agregados que tiene esta versión, al punto de tornarse aburrido.

Lo feo: El cambio de nombres en la versión americana y el hecho de que el combate entre Seiya y Shiryu carece de la epicidad que lo caracterizaba en la obra original. Sé que tiene que ser muy veloz para contar todo en 6 capítulos, pero estamos hablando de uno de los mejores combates de todo Saint Seiya.  

En resumen, es una buena versión, un buen punto de partida para aquellos que no son tan fanáticos de Saint Seiya, y para los que lo son de toda la vida (como es mi caso) puede resultar algo inquietante al principio, pero con el paso de capítulos te terminas acostumbrando al acabado final, aunque no termina de convencer del todo y ni por lejos iguala a la obra original.   

El final deja muy abierta la historia para una segunda temporada, con personajes que anticipan una nueva tanda de capítulos. Depende de la recepción del público el que lo hagan, pero por lo pronto, esto es un buen inicio. No el mejor, pero bueno.

Afiche original de Knights Of The Zodiac: Saint Seiya

Nota: 5/10