La secuela de House of 1000 Corpses tiene un hilo conductor con mas sentido que la primera película, aunque no explica algunas cosas, pero aun mantiene del buen gore perfecto para este Halloween.

El estilo de Rob Zombie es para los fans del terror que ven de todo, pero con esta película siento que se expande un poco mas, puedes encontrarle todos los errores que quieras pero es entretenida y para Halloween es perfecta.

Esta película es secuela de House of 1000 Corpses, ahora la policía tiene identificada a la familia Firefly y los persiguen, no diré nada mas porque arruinaría la película. Zombie deja de lado un poco lo paranormal e intenta, sin alejarse del tono de la primera, de traer un poco de realismo, esta se siente como una película policial en momentos y funciona bien.

Sid Haig tiene mas tiempo en pantalla como el Capitan Spaulding y es genial, actúa bien, le creo a su personaje y lo impredecible que es. Las actuaciones de Sheri Moon Zombie y de Bill Moseley me gustaron muchas más en esta película mas que en la anterior, tiene mas dialogo, se ven mas creíbles y se ven mas humanos.

Rob Zombie arma una película que se pasa mas rápido que su antecesora, tiene menos terror y mas acción, la música como siempre es espectacular. Me gusta la habilidad de Zombie en crear personajes iconicos y que no se te olvidan fácilmente, de acá sale algo entretenido que ver y de disfrazarse para este Halloween.