Hace unos dias, el Senador Australiano, Stirling Griff, llamó a una revisión de todo el contenido de media hecha en Japón disponible en la nación, ya que, según postula: «Una alarmante cantidad de este contenido promueve el abuso de menores». Subsecuentemente, quiere vetar este material.

Image result for stirling griff
El sujeto en cuestion.

Según Griff, el medio de anime y manga contienen «Escenas de menores de ojos abiertos, en uniformes escolares, en posiciones sexuales y siendo explotados«, también comenta que este es un lado «Oscuro y asqueroso» del anime. El senador cita específicamente al anime Eromanga Sensei, en el cual, según explica: «se observan temas de incesto y escenas tan perturbadoras que no puede describirlas«.

Image result for eromanga sensei incest
Familia japonesa promedio

El anime en cuestión trata sobre una chica de 12 que dibuja manga hentai y es bastante exitosa en ello, y su hermano que la descubre, lo cual conlleva a situaciones nichijou, con algo de ecchi y contenido sugestivo aquí y allá. ¿Como llegó el Senador Griff a conocer este manga/anime? Bueno… probablemente podemos identificar los gustos de su hijo. (También hace referencias a Sword Art Online y No Game, No Life. Tu dale campeón.)

Sin embargo, parece ser que el senado australiano no escuchó sus plegarias de clasificar y vetar este medio de manera específica, ya que, según reporta Escapezero.org, el congreso no vio necesidad de cambiar la clasificación del anime y el manga contra el ya existente sistema de clasificación de películas y TV, los cuales ya tienen una clasificación para estos contenidos. (Considerándolos maduros).

Aún hay que mantenerse a raya en el tema y ponerle atención, ya que ya vimos una reacción similar de las naciones unidas anteriormente.

Como un medio completamente neutro, no vamos a poner una opinión al respecto, pero respetamos las libertades individuales de cada persona, siempre y cuando no violenten a nadie más. Y con respecto a los anime específicos que Griff quiere banear.. Bueno, su hijo tiene gustos peculiares, y no creemos que le guste verlos baneados.