Político Japonés gana un puesto parlamentario advocando contra la censura en el animé

1288

El político japonés Tarō Yamada logró ganar un puesto esta pasada elección en la Casa de Concejales, la cual tiene mayor poder en el ámbito legislativo en Japón, con más de 530.000 votos. 

Yamada es el actual presidente del “Partido para la Protección de la Libertad de Expresión”, un partido independiente. El concejal ha generado un seguimiento amplio en redes sociales a través de su discurso a favor de la libertad de expresión, en contra de la censura, a favor de la legalización de trabajos por fanáticos (Doujinshi, Fanfiction, etc.) y tomando al anime como un tesoro nacional de japón. Ha hecho discursos en vivo en Akihabara, los cuales transmite a través de Youtube y NicoNico, desde hace bastante tiempo, e incluso obtuvo en el año 2012 un puesto en la casa de concejales, desde el cual se opuso a la aplicación de leyes de pornografía infantil a contenidos animados y/o dibujados. 

Su visión política anti-censura y pro-libertad de expresión va parcialmente en contra de varias de las políticas del partido con mayor presencia de Japón, el LDP, un partido liberal democrático de tendencias conservativas y de derecha, el cual ha llevado la mayoría del desarrollo de Japón en los últimos 50 años. Actualmente, este partido se encuentra con cada vez menor aprobación, pero aún es la mayoría parlamentaria de este país. Sin embargo, la elección a favor de Yamada en lugar de uno de sus concejales solo muestra la fuerza del “Otaku”, generalmente rechazado socialmente en Japón, como un cuerpo votante. 

Luego de la elección, el mangaka Ken Akamatsu, escritor de Love Hina, Mahou Sensei Negima, y su presente serialización UQ Holder (Los tres de los cuales son manga de alta categoría en sus respectivos géneros), twitteo a favor de este candidato, expresando su preocupación por el clima político de Japón y urgiendo a la comunidad a estar atenta ante este y el diálogo sobre la libertad de expresión en este país. 


Queda por verse si esto tendrá un impacto a futuro en la manera de considerar al Otaku en la sociedad y cultura Japonesa, y las acciones que tendrá Yamada en el parlamento, pero por ahora solo queda felicitarlo por su gran logro.