Forever 21, uno de los gigantes del Fast Fashion, anunció una quiebra voluntaria y cese de operaciones para re-estructurar su negocio.

Fundada en 1984, Forever 21 se posicionó rápidamente como uno de los gigantes del fast fashion, no solo en Estados Unidos, si no que en todo el mundo con más de 800 tiendas repartidas en el globo, compitiendo directamente con firmas como Zara y HM.

Después de meses de especulación sobre su re-estructuración, Forever 21 decidió tomar un recurso de protección otorgado por el gobierno de Estados Unidos, siendo el capítulo 11 de la ley de bancarrotas, con el fin de tener total control y posesión sobre sus bienes mientras dure el proceso de re-estructuración de la firma.

Durante este proceso y como lo confirmó Wall Street Journal, Forever 21 cerrará cerca de 350 tiendas a nivel mundial, en un total de 40 países, entre ellos Canadá y Japón, mientras que en Latinoamérica la firma continuará con sus operaciones.

Según la empresa, el hecho de que los consumidores hayan cambiado sus preferencias a la hora de hacer las compras fue el mayor motivo por el cual la empresa llegó a su punto más bajo.

Slow Fashion

La concientización sobre lo que compramos, vestimos y comemos en estos momentos es clave en un mundo, donde ambientalmente hablando, vamos igual o en peor decadencia que la firma en sí.

El movimiento Slow fashion es el antónimo de lo que Forever 21 hace, pues este movimiento busca crear prendas que sean de alta calidad y duración, donde alienta a que la industria tenga mejores pagos y horarios, que tenga una huella de carbono pequeña y en lo posible, cero desperdicios.

Quizás el Slow Fashion haya sido la razón por la que los consumidores dejaron de comprar en la firma, o quizás no pero nos gusta pensar eso.