Mejor tarde que nunca dicen por ahí, ya que la próxima semana se estrena en cines nacionales la cinta “El niño y la bestia” (バケモノの子 Bakemono no Ko), film de animación japonesa que tuvo su estreno hace un año en el país asiático y ha sido alabado por la crítica internacional. En NerdMacia tuvimos la oportunidad de ver la película y te contamos que nos pareció.


342e08783bd41343d80c0a7cc3cfcc25
Es raro tener la oportunidad de ver un film de animación japonesa en Chile, pero ser dirigida por el gran Mamoru Hosoda (La chica que saltaba a través del tiempo y Los niños lobo) tiene sus ventajas. Si más de alguno ha visto sus películas previas, puede tener grandes expectativas.

La película “El niño y la bestia” tiene de todo un poco, momentos de comedia, suspenso y también de mucha emoción, la cual no solo apunta a un público infantil, ya que sin duda hará reflexionar a más de un adulto. Su temática principal es la superación y el crecimiento personal de sus protagonistas, que pese a sus diferencias, crearán un lazo muy significativo que será vital para ellos.

Un film recomendable, con buena animación y un gran mensaje.

[Alerta de spoiler] Si no quiere saber detalles de la película, no siga leyendo

La historia comienza con Ren, un niño de nueve años que acaba de perder a su madre, con la que vive desde el divorcio de sus padres y queda huérfano. Cuando sus familiares comienzan a decidir su futuro, Ren escapa, enajenado con el mundo y termina vagando por las calles de Shibuya. Es en este punto, donde podemos observar una pequeña sombra se que aparta del cuerpo de Ren, lo que puede ser interpretado como que su odio queda atrás.

Mientras el niño está sentado en la calle, aparece Kumatetsu, un ser que proviene de “El reino de las bestias” que es candidato a convertirse en el líder, pero sin un discípulo no puede lograrlo y Ren es perfecto para serlo. Aún cuando los humanos están prohibidos en el reino de las bestias, se le permite a entrenar a Kyuta, nuevo nombre que le da Kumatetsu por su edad. Esto no comienza sin dificultades, ya que los dos son de caracteres obstinados y tozudos, pero cuando Kumatetsu se enfrenta a Iozen, se da cuenta de que nadie lo apoya, que se encuentra solo, al igual que él. Es en ese momento donde Kyuta tiene un cambio de pensamiento y busca ser entrenado por Kumatetsu, quien comienza a ver a Kyuta como un hijo. Desde aquí logran cierta armonía y comprensión, lo que funcionará para los dos.

Pasan ocho años y Kyuta ya es un joven de 17 años, famoso en el reino por su gran habilidad para el Kendo, mientras que Kumatetsu es requerido por los jóvenes para ser aprendices. Todo parece estar bien hasta que Kyuta descubre un pasadizo para ir al mundo humano, donde conocerá a Kaede, una adolescente que le enseñara a leer y escribir, por ello, se ve tentado a entrar a la Universidad. En este proceso da con el paradero de su padre, quien lo invita a vivir con él y recuperar los años perdidos, lo que produce una pelea entre él y Kumatetsu, ya que debe tomar una decisión, dejar el mundo de las bestias o quedarse ahí. Este conflicto lo hace volver a encontrarse con la sombra negra que había dejado años atrás, la que volverá a su cuerpo.

Cuando vuelve al mundo de las bestias, se da cuenta que la fecha para elegir al próximo líder ha sido definida. Llega el día del combate y Kumatetsu se encuentra con gran dificultad para ganarle a Iozen, así que Kyuta interviene gritando por Kumatetsu, lo que le da nuevas fuerzas para seguir peleando. Todos los asistentes se dan cuenta del cambio de actitud de Kumatetsu y este comienza a sacar ventaja de la pelea, hasta que es capaz de vencer a Iozen. Sin aceptar la derrota de su padre, aparece Ichirohiko, el hijo mayor de Iozen, quien también es un humano que fue abandonado en las calles, pero a diferencia de Kyuta, a Ichirohiko jamás se le dijo la verdad y al ser diferente a todos los demás, creció con odio e incertidumbre sobre su identidad, lo que desató en ese momento toda la maldad humana de su corazón, y a lo cual, las bestias temían. Usando su telequinesis, le entierra su espada a Kumatetsu, lo que despierta la maldad en Kyuta también, pero que es capaz de controlar gracias a su pequeña mascota y a sus recuerdos de Kaede. Pero Ichirohiko es consumido por la maldad y desaparece.

Kyuta comprende la situación de Ichirohiko y decide ir en su búsqueda, lo que lo lleva al mundo humano, que está siendo atacado por su maldad. Mientras huyen con Kaede, llega a la conclusión de que la única forma de salvarlo es abriendo su corazón y absorber toda la maldad, pero en ese momento aparece una espada del cielo. Es la reencarnación de Kumatetsu, quien usando su privilegio de líder, decide convertirse en una espada para poder llenar el vacío en el corazón de Kyuta y alejar la maldad. Así los dos juntos son capaces de salvar a Ichirohiko, quien vuelve con Iozen y su familia.

Ren (Kyuta), es recibido como un gran héroe por el reino de las bestias, pero decide volver al mundo humano, junto con su padre y Kaede, para iniciar una carrera en la Universidad y vivir una vida normal, pero siempre acompañado de Kumatetsu en su corazón.