Ayer jueves 4 de agosto se estrenó en la mayoría de las salas de cine de nuestro país Suicide Squad, cinta dirigida por David Ayer (Fury, Trainign Day) y que representa la tercera entrega de este nuevo Universo cinematográfico de DC, el cuál ya cuenta con dos películas a su haber: Man of Steel y la polémica Batman v Superman. 

maxresdefault

La premisa que nos proponen es algo conocido: un grupo de villanos es reclutado por una frívola y calculadora agente gubernamental llamada Amanda Waller (interpretada por Viola Davis) para cumplir una misión casi suicida (dah!). Si logran el objetivo podrían tener un par de beneficios carcelarios o la liberación, si fallan, bueno, eran tipos malos y nadie llorará por ellos. Es así como DC nos presenta su versión cinematográfica del Task Force X, con un abanico de personajes poco o casi no conocidos por parte del público general y cuya temporalidad es exactamente después del enfretamiento entre el boyscout kryptoniano y el murciélago de Gotham. 

IMAGEN-16486009-2

Es una película que claramente venía con menos carga y responsabilidad que BvS, no tiene el peso de presentar a los buques insignia de una de las editoriales mas grandes del noven arte, sino que también tenía ciertos personajes “calados” que son reconocibles hasta por el mas ajeno al mundo de los cómics: Joker, Harley Quinn y un no menos importante cameo de Batman. De esta forma, Escuadrón Suicida, se transformaba en una oportunidad perfecta para explorar otros rincones del riquísimo universo DC, profundizando en tópicos tipo: el constante miedo a un metahumano con malas intenciones, villanos con severos problemas mentales que pudieran poner en peligro a la población, control de personas, que o quién ha estado operativo antes de Superman y Batman, etc. 

690067

Lamentablemente, todas estas oportunidades se vieron muy poco aprovechadas en la apuesta de Ayer. A pesar de contar con la guía y asesoría de personalidades importantes dentro la cohesión comiquera de DC (como es el caso de Geoff Johns), Warner y sus editores muestran nuevamente las falencias que tienen al contar una historia. Es que, de verdad, me molesta ver una narrativa tan mediocre en una producción que busca competir de par a par contra Marvel, que con chispeza simpleza logra narrar y enganchar tanto a lectores acérrimos como neofitos. Sufrí de la misma forma que con BvS y esos saltos tipo: estamos en África con unos terroristas y ahora en el Daily Planet porque esto no tiene sentido. Por lo tanto, bajo este concepto, la película parte con una gran desventaja con respecto a sus intenciones. Una lata.

Otro aspecto importante que nos tenía bastante atentos y con hype eran los personajes/actores que protagonizarían la cinta. Sabíamos de antemano que Will Smith (Deadshot) y Margot Robbie (Harley Quinn) tendrían una participación mayor que el resto, pero no iban a dejar de lado a secundarios que, a pesar de una menor cantidad de minutos en pantalla, podrían crear una conexión con los espectadores. De esta forma nos llevamos un par de buenas sorpresas, donde podemos nombrar al mismísimo Will Smith, el cuál toma el rol de un mercenario, que a pesar de ser un asesino a sangre fría y posiblemente un sociópata, pone la gota de raciocinio en este grupo de delincuente. Viola Davis en su papel de Amanda Waller es una fiel representación del personaje creado por John Ostrander, con una personalidad firme y decidida a tomar la riendas de los casos metahumanos. Captain Boomerang (Jai Courtney) y Killer Croc (Adewale Akinnuoye-Agbaje aka Mr Eko en Lost) crean una simpatía que no habíamos visto nunca en una película de DC. No podemos decir lo mismo de Karen Fukuhara y su estreno cinematográfico como la mortal Katana la cual poco y nada me empatizó. 

Margot Robbie con su divertida y convincente caracterización de la loca ex-psiquiatra de Arkham será la reina de las diferentes y únicas los disfraces este Halloween. Batfleck hace lo suyo en el cameo que nos conecta directamente a una de las actuaciones mas esperadas de la película: Jared Letto y su Joker.

Joker-Suicide-Squad-Poster

Creo que el desafío mayor lo tenía el actor originario de Luisiana, ya que la vara que dejó el fallecido Heath Ledger en su interpretación del principe payaso del crimen en la trilogía de Cristopher Nolan es demasiado alta, creando una actuación de culto dentro del séptimo arte. Lamentablemente, el ritmo de la película no le hace justicia a una mas que destacada interpretación. Un Joker mas pandillero y gangsta que un agente anarquico, donde no encontraremos frases filosóficas para alimentar memes de Señor Sarcasmo. Nos calentó la sopa, sabemos que será bueno, pero solo fue una entrada de lo que, probablemente, veremos en una próxima película del caballero de la noche.

Y ahora llego la parte donde me descargo y tiene un objetivo claro con nombre y apellido: CARA DELEVIGNE. Loco,cuándo donde y cómo se les ocurrió que esta super modelo (porque no puedo negar que es una talentosa modelo) podría ser una decente Enchantress y para arruinarlo mas aún, la villana principal de una película donde tipos malos intentarían detenerla. Cresta, no le compré ningún segundo de su pauperrima actuación, ni los decentes efectos especiales pudieron salvarla. Cero talento, cero magia, cero todo. Sumo a esto una pregunta para todos los que han visto la película: ¿entendieron la participación de Slipknot -el personaje, no la banda- en la cinta? El que lo haya visto y sentido por favor, contactese conmigo porque iré de nuevo al cine mañana para fijarme mas en él.

450_1000

Con respecto al guión, para los que seguimos aquel comentado reinicio editorial de DC Comics llamado The New 52 encontraremos ciertas semejanzas con el primer arco argumental de Justice League Dark escrito por el talentoso Peter Milligan. En dicho arco y en la película encontramos a una desatada Enchantress, que mediante hechizos y manipulaciones, intenta conquistar el mundo someter a la humanidad. Lamentablemente, los que se enfrentan a ella no son hechiceros ni manipuladores de las artes oscuras (lo cuál hubiese sido maravilloso y provocador de nerdgasmos múltiples), sino un grupo de villanos con habilidades mas convencionales o terrenales. El cliché del grupo de personalidades contrastadas que tienen que funcionar y cumplir su objetivo antes de que sus cabezas exploten logra de forma mediocre su cometido. Todo de la mano del cuadrado pero efectivo Rick Flag (Joel Kinnaman).

En definitiva, Suicide Squad es una película que entretiene pero que lamentablemente toma un molde de la competencia (si, hay que decirlo, intenta ser Guardians of the Galaxy), la cual definitivamente no tuvo un buen trato cinematográfico, con unos cortes poco entendibles y una narración que deja mucho que desear. Quiero ser claro, no espero ver un Padrino o Taxi Driver cada vez que voy al cine, menos en este tipo de películas de superheroes, pero si tengo ganas de ver algo con cierto sentido y carisma, donde salga con ganas de ver la siguiente película de este incipiente universo cinematográfico que me tiene con un sabor mas amargo que dulce.