Taser, la nueva arma de Carabineros.

434

Ahora al más puro sentido Estadounidense, nuestros carabineros incorporan el Taser a su arsenal.

El Taser es un arma de electroshock que consta de dos electrodos los cuales son capaces de dispararse a más de 170 K/H a una distancia de hasta 7 metros. Cuya descarga dura aproximadamente 5 segundos y que inhibe totalmente los movimientos musculares, causando parálisis y no «entre comillas», específicamente algún otro inconveniente.

¿Cuándo un funcionario está facultado para usar su arma de servicio?

Yo sé que a esta altura muchos piensan en qué los estudiantes serán Pikachu de aquí a final de año y lamentablemente, para nuestro país no existe normativa específica respecto de este nuevo tipo de arma.

Lo que nos lleva a pensar el uso de armas de un funcionario en términos generales en el código de justicia militar y código penal.

Un funcionario sólo puede hacer uso de su arma en situaciones «Excepcionales y estrictamente necesarias» estás palabras concuerdan con el Art. 10 del código penal de los requisitos de la legítima defensa que implica «Temor real, inminente y no provocado que atente contra la vida»

Cuando nos enseñan defensa penal nos ponen este problema (algo que su humilde servidor desea compartir con ustedes): tenemos a un corredor medallista de oro que porta un arma de fuego, al verse amenazado por un ladrón con un arma blanca usa su arma ¿Está justificado?

Pareciera que si, si pensamos que atenta contra su vida, pero si es medallista de oro y pudiendo huir del lugar y teniendo esa posibilidad y alternativa debió preferiría eso por sobre el arma.

Con los carabineros la ley plantea la misma lógica, debe usarse siempre y cuando las situaciones sean excepcionales y asi lo requieran y no exista otro medio suficiente para impedirlo o repelerlos.

Siempre hay que recordar lo que ocurrió durante la famosa «marcha de los pinguinos» en Chile, donde se dio la iniciativa de utilizar armas de paintball para disolver a la multitud, siempre y cuando fueran necesarias y se utilizaran de manera debida, apuntando al cuerpo, no a la cara ni áreas sensibles. Esto resulto en una masacre ya que fueron mal utilizadas, con heridas faciales, en los ojos y áreas bajas tanto a transeúntes normales como a manifestantes.

Para terminar solo espero que el aumento de la carrera policial de 1 a 2 años mejore la calidad de nuestros efectivos policiales y que el uso de esta tecnología de verdad ayude (en el sentido más puritano y esperando lo mejor) a solucionar situaciones reales delictuales.