Tras el súbito cierre de la empresa, un par de accionistas han decidido comprarla junto con la mayoría de su contenido…pero con ningún miembro original de esta.

Al igual que los zombis que muestran en sus juegos, Telltale ha vuelto a existir, tras ser comprada por Jamie Ottilie y Brian Waddle.

La compañía pasaría a llamarse LCG Entertainment pero lamentablemente no tendrá a ninguno de los cientos de trabajadores despedidos por el cierre original.

Si bien Ottilie menciono que contrataran al personal para puestos de freelance, y las posibilidades de puestos estables y permanentes a futuro, esto aun no se confirma.

Ottilie trabajo anteriormente como fundador de Galaxy Pest Control, compañía de juegos móviles creadora de Duck Dinasty y varios juegos de Power Rangers, mientras que Waddle trabajo en marketing y ventas del motor físico Havok, conocido por la enorme cantidad de juegos que lo utilizan, desde Half Life 2 a Uncharted 4.

Según la entrevista con Polygon, el estudio tomara en primer lugar continuar con las promesas de juegos como The Wolf Among Us y Batman, intentando no cometer los mismos errores que la empresa anterior.

De igual manera mencionaron a The Walking Dead pero este no volverá ya que las licencias y derechos se encuentran en las manos de Skybound, cuyo creador y director es el creador de la franquicia.

Por otro lado el destino de las licencias de juegos como Tales of the Borderlands, Game of Thrones, Guardians of the Galaxy y Minecraft no han sido revelados, y en el caso de Stranger Things los derechos son propiedad de Netflix nuevamente.

Telltale Games logro su fama en base a distintos juegos que salían de manera episodica y un gameplay al estilo de «escoja su propia aventura» algo que fue muy popular con la audiencia. Juegos como The Walking Dead fueron un éxito rotundo, pero es aquí donde la compañía comenzó a caer, tomando una enorme cantidad de proyectos al mismo tiempo y manejándolos de muy mala manera, forzando a sus empleados a trabajar durante grandes cantidades de tiempo y finalmente colapsando.