Dentro de uno de los peores periodos de las ultimas décadas, aun existe gente capaz de aprovecharse de sus fieles seguidores.

Todos conocemos los montones de estafas que plagan el internet, desde los mas populares phishing, a el «principe nigeriano» que busca entregarte su fortuna, pero definitivamente las mas peligrosas son cuando populares miembros de la comunidad, como influencers o youtubers, buscan aprovecharse de sus fans.

Marcos Ernesto Cabrera Rodriguez

Esto fue lo que ocurrió con el popular youtuber Yao Cabrera, proveniente de Uruguay y radicado en Argentina, quien con 6.94 millones de subscriptores, simulo su secuestro para ganar dinero con un rescate que nunca ocurriría.

El youtuber pidió a sus fans la módica suma de $30.000 USD, unos 23 millones de pesos chilenos, para ser liberado, y tras una campaña falsa en donde participaban otros youtubers, lograron masificar y viralizar esta campaña, armando así una cadena de estafas bastante efectiva.

Aun no se sabe el monto recolectado realmente por los youtubers.

El youtuber de por si ya se ha visto en polémicas, con un video el 2017 en donde supuestamente cazaba vendedores de drogas, para luego resultar apuñalado, todo de manera falsa y para generar contenido.

Otra polémica ocurrió el año 2016, con otro youtuber acusando a Yao de pederasta, filtrando mensajes de Snapchat con material pornográfico de niñas entre los 14 y 16 años. Este no es el único antecedente de este tipo, con otra youtuber conocida, Caeli, acusándolo a el y amigos de poner sustancias en una botella de agua y abusar sexualmente de ella. Luego de esta acusación, Yao procedió a amenazarla y acosarla, con mucha evidencia en su contra y una supuesta denuncia de parte de la youtuber.

Patricia Caeli Santaolalla López, mejor conocida como Caeli o Caelike.

Sin duda no es la ultima vez que escucharemos su nombre, y esperamos que la justicia haga lo suyo ante situaciones como esta.