La plataforma de videoconferencias y llamadas web incumple varias normas de la privacidad virtual, y con el enorme uso que se le da durante la cuarentena, es materia preocupante.

La cuarentena ha enclaustrado a millones de personas en la comodidad (o incomodidad) de sus casas, dejando a la mayoría sin la posibilidad de ver a sus amigos, familia, o incluso de asistir a clases y trabajo.

Pero ahí entra la tecnología, la causa y solución de todos nuestros problemas, con múltiples aplicaciones que pueden ayudar a la soledad.

Zoom es una de estas aplicaciones, programa que permite videoconferencias, compartir pantalla, chat, y que muchas casas de estudio y compañías están utilizando para programar reuniones, clases y mucho mas.

Pero aparentemente Zoom comete uno de los mas grandes delitos en la ultima década: violación de privacidad.

Aparentemente, y según reporta la revista Motherboard, Zoom estaría compartiendo los datos de sus usuarios con Facebook, una compañía que ya es conocida por la violación de privacidad de sus usuarios, y su reptiliano dueño y creador.

¿Reptiliano o Robot? Deberíamos hacer una encuesta.

Al igual que la mayoría de las aplicaciones de este tipo, Zoom recopila información de sus usuarios, pero en ningún momento se le informa al cliente (ni siquiera en los términos de uso) que se compartirá con la red social. Estos datos van desde el modelo del equipo/teléfono, clave de seguridad de Zoom, compañía de teléfono, ciudad y otros.

Todos sabemos como las compañías recopilan esta información y la utilizan para distintos fines, como publicidad, pero es obligatorio que dichas aplicaciones mencionen de manera clara que lo están haciendo, algo que claramente no esta ocurriendo.